REDENCIÓN


Un gancho directo al corazón y al lagrimal del espectador.


Dirección: Aontoine Fuqua. Guión: Kurt Sutter. Duración: 123min. Género: Drama. Año: 2016. País: USA. Reparto: Jake Gyllenhaal (Billy Hope), Rachel Mc Adams (Maureen Hope), Forest Whitacker (Tick Willis), Oona Lawrence (Leila Hope), Curtis "50 cent" Jackson (Jordan Mains), Skylan Brooks (Hoopy), Naomi Harris (Angela Rivera). Fotografía: Mauro Fiore. Música: James Horner. Distribuidora: Filmax. Fecha de estreno: 24 de Marzo 2017




Billy “El Grande” Hope, campeón del mundo de los pesos semipesados de boxeo (Jake Gyllenhaal) lo tiene todo: una impresionante carrera, una hermosa y enamorada esposa Maureen Hope (Rachel McAdams), una hija adorable (Oona Lawrence) y un estilo de vida con todo tipo de lujos.

Pero cuando su mánager y amigo de toda la vida Jordan (50 Cent) le abandona, Hope toca fondo y se presenta ante un inusual salvador en un decadente gimnasio local: Tick Willis (Forest Whitaker), un bombero retirado y entrenador de los boxeadores amateur más duros de la ciudad.

Con su futuro dependiendo de la dirección y la tenacidad de Tick, Billy se enfrenta a la batalla más dura de su vida, en la que luchará por su propia redención y por recuperar la confianza de los que ama.



El mundo del deporte, como la vida están llenas de historias humanas, de superación personal, Southpaw (Redención), es una de ellas, película inspiradora, un drama con el deporte del boxeo como telón de fondo,  a pesar de su argumento predecible, la película te llega por su lado más sentimental, donde el héroe americano muerde la lona de su autodestrucción para renacer, fortalecido.

Redención, el título español, un spoiler, en sí mismo, aunque se ajusta como un guante, mucho más que su título original SOUTHPAW, que hace referencia a los boxeadores zurdos. 


" No puedo perder a mi hija, voy a dártelo todo", la vida es una montaña rusa, la caída en desgracia de un campeón y los esfuerzos q realiza para recuperar su trono y su vida, es el hilo conductor de la trama , esa lucha hasta la saciedad es tan inspiradora y cercana que el espectador se identifica con, Billy Hope, boxeador temperamental, lleno de rabia, como buen boxeador aguanta no solo los golpes del boxeo sino también los de la vida, mostrando la evolución del personaje tanto a nivel deportivo como personal , espléndidamente retratado por Jake Gyllenhaal  un gran actor todoterreno , que nunca falla, él es la película, nos proporciona todo un festín interpretativo, se mueve, baila, golpea y sufre sobre el ring, ayudado por un excelente trabajo de maquillaje personifica con veracidad a un boxeador en sus horas más bajas.


Hay una subtrama que puede pasar desapercibida pero a mí me ha gustado verla reflejada, en el mundo del deporte cuando las cosas van bien,  tienes mucha gente ayuda alrededor, pero cuando caes es cuando ves quien es tu verdadero amigo de verdad, en este caso concretamente se queda solo y eso ha de ser muy duro para alguien que lo ha tenido todo en la vida.

El director ideal para dirigir esta película sin duda es Antoine Fuqua, un padre enamorado del boxeo que además es padre, esa doble condición lo hace idóneo para ello, su idea, sin duda era plasmar el mundo del boxeo de la manera más verídica posible, creando un título tan auténtico como emotivo, igual de brutal y dura tanto dentro como fuera del ring.

Fuqua estreno el año pasado el remake de "los 7 magníficos", o anteriormente "theequalizer", es uno de los grandes directores del género policiaco, debido sobre todo a sus explosivos set-pieces, es un realizador solvente y resuelve de una forma muy realista tanto la puesta en escena como los combates, filmando unas coreografías precisas, realizando los mismos planos q nos tienen acostumbrados las contiendas pugilistas, su gran acierto es el uso con brillantez de la cámara superlenta capaz de llenar de sudor y sangre la escena.

Antoine llena la película de momentos llenos de verdad y épica que llegan al corazón, como la escena donde Leila Hope (la hija) abofetea a su padre mientras le repite, al borde de la histeria, que hubiera preferido que muriese él antes que su madre.



Por todo ello redención es de esas películas dignas de ser vistas, de las que dejan un leve poso en el espectador, demuestra que todos sufrimos alguna vez los golpes que te da la vida, la diferencia es como nos levantamos tras morder la lona.                                                       


           

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)