COMANCHERÍA



Tras deleitarnos en el pasado Festival de cine de Sitges, llega a nuestras pantallas COMANCHERÍA, una película cuyo título original "Hell or High Water" bien podría traducirse como "contra viento y marea",  es una mezcla entre thriller rural y neo-western, con un trasfondo social, cine en su versión más clásica, una película de atracos, donde los buenos son los atracadores y los malos los banqueros, los villanos de una historia, convertida en una brutal critica al sistema financiero americano, que oprime a las clases bajas para salvarse de su pésima gestión. 


La historia de Comanchería es, a primera vista, muy simple, pero cuando ahondas en ella es terriblemente compleja: dos hermanos roban para saldar las deudas familiares, pero no roban cualquier banco solo aquel que les oprime e intenta quedarse con sus tierras con malas artes, concediendo un crédito a sus padres que sabían no podrían devolver, por ello, serán tenazmente perseguidos por un legendario Texas Ranger a punto de retirarse. Pero por debajo de las dos claras líneas entrelazadas de la trama, se encuentran las corrientes que profundizan en la familia, la masculinidad, la hermandad y la lealtad.


El director de esta delicatessen es David Mackenzie, cineasta con cada título supera al anterior, cuya temática parece interesarle mucho como vimos en "young adam" (2003) y "convicto" (2013), narra la historia con un sentido del humor mordaz e inteligente, las escenas de acción son concisas pero impactantes, pues desea centrarse en el drama, en la historia de perdición y redención de los malhechores, pero también el de los problemas existenciales de un sheriff a punto de jubilarse, para todo ello se apoya en una evocadora, melancólica, banda sonora de minimalismo rural a cargo de Nick Cave y Warren Elle.

Estamos ante una road movie, con una estupenda cálida y árida fotografía natural en cinemascope, donde los paisajes abiertos acaban siendo claustrofóbicos, un paisaje monótono, polvoriento, poco habitado de carreteras desiertas, un buen retrato de una zona q parece anclada en el pasado.


La película se erige gracias al fantástico guión fresco,  lleno de humanidad de Taylor Sheridan, conocido por ser el guionista de "Sicario", nos propone en Comanchería, una profunda reflexión sobre temas de la vida norteamericana contemporánea: el racismo, las armas, los abusos de los bancos, la desaparición del viejo oeste y de sus valores, la ruptura de las familias y la sociedad, la necesidad de hacer las cosas uno mismo.

Cine de personajes, servido por un sólido cuarteto de actores donde brilla Chris Paine y un soberbio Geff Bridges, quien nos brinda una actuación para el recuerdo.
Por un lado, dos hermanos dispares, Chris Paine y Ben Foster , unidos por un mismo deseo de venganza, se ven convertidos en eventuales atracadores de bancos,  por otro, del lado de la ley, dos Texas Rangers que los persiguen, uno Jeff Bridges a punto de jubilarse que está de vuelta de todo y Gil Birmingham . Sobre el papel, es una historia de policías y ladrones, condicionados a estar en bandos opuestos por culpa de una sociedad injusta.



El resultado es una historia muy americana, una estimulante vuelta de tuerca al western tradicional, que constituye un vivo retrato de lo que hoy queda del "país de las oportunidades", que capta tu atención desde el principio, sin duda una de las mejores películas del año, que todo amante del buen cine, no debe perderse. 




             

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)