VERANO EN BROOKLYN

banner- verano-en-Brooklyn

Los padres de Jake acaban de mudarse a la casa de su abuelo. Hace años que la madre de Tony alquila la tienda de abajo. Los dos chicos, Jake y Tony, de trece años, descubren que comparten muchos intereses: el arte, los videojuegos, las chicas. Muy pronto se convierten en aliados, no solo contra los chicos del barrio, sino también contra l En un intento de detener el inexorable efecto que la discusión tiene en su amistad, se les ocurre una forma de protestar.


Tras causar una buena impresión en el festival de cine de San Sebastián, llega a nuestros cines, "Verano en Brooklyn", donde el director Ira Sachs ofrece una mirada refrescante, sobre esa bonita etapa de la vida llamada adolescencia, en la que todos los sueños parecen alcanzables, la vida es sencilla y los problemas parecen menores,  una inteligente reflexión sobre los inevitables desencuentros entre adultos y niños, cuyos puntos de vista y formas de entender el mundo son necesariamente diferentes.

Baja en presupuesto bajo, pero rica en sensibilidad artística y clarividencia narrativa, el director Ira Sachs, toca temas de suma importancia como la amistad, la familia y el cambio, obteniendo una pequeña joya cinematográfica, llena de verdad y naturalidad, rica en pequeños detalles, muestra la vida tal cual es, con sus alegrías, sus tristezas, donde las pequeñas decisiones cotidianas pueden tener grandes consecuencias, no solo para nosotros sino también para nuestros seres queridos, poniendo patas arriba todo nuestro mundo.


La película narra la historia de dos jóvenes de 13 años, cuyas vidas se cruzan a raíz del encuentro entre sus padres y desarrollan una bonita relación basada en la empatía, el descubrimiento y la complicidad. La disputa por el alquiler que ha surgido entre sus padres, podría afectar su amistad.

Uno de los directores de cine independiente más importante en Estados Unidos Ira Sachs, cierra con su trilogía sobre las relaciones humanas y Nueva York, tras Keep the Lights on y El Amor es Extraño, VERANO EN BROOKLYN, donde la ciudad es absolutamente protagonista, siempre interesado en las relaciones familiares y personales, muchas veces basadas en sus vivencias personales, introduce su cámara en el pequeño universo de una familia a través de las relaciones entre los progenitores y su hijo preadolescente, consiguiendo una historia muy humana, gracias a una mirada reposada, serena, tierna y sabia, profundiza en los sinsabores de sus vidas cotidianas, abriendo sus corazones, al espectador que no pierde un ápice de lo narrado, trasportándole a ese nostálgico pero feliz pasado.


El reparto, uno de los puntos fuertes de la película, compuesto por Greg Kinnear (Pequeña Miss Sunshine), Jennifer Ehle (Historia de una pasión), Paulina García (Gloria) y los jóvenes actores Theo Taplitz y Michael Barbieri, resulta excepcional debido a la naturalidad de las interpretaciones, aspecto que otorga a la película una visión realista y sensible de las relaciones humanas.

La película es divertida, conmovedora, emotiva y llena de vida, el director construye una bonita historia de amistad, de compañerismo, para después destruirla de un plumazo, y a partir de ahí, mostrar las difíciles relaciones paterno-filiales, con gran inteligencia, enseñándonos como se moldea la personalidad de las personas, a través de sus vivencias, sus alegrías y sus tristezas, una historia humana, con un retrato intimista de unos personajes muy bien dibujados desde el guion y perfectamente desarrollados por el elenco de actores, una oda a la vida, desarrollada a ritmo lento, llena de luz que dejará un buen poso emocional en el espectador. 


   

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)