LA CORRESPONDENCIA




Amy (Olga Kurylenko) es una estudiante de astrofísica y Ed (Jeremy Irons) su profesor. Están locamente enamorados y mantienen una relación a distancia comunicándose mediante correspondencia. Un día Ed desaparece misteriosamente, pero sus mensajes de amor siguen llegando.
Amy emprenderá entonces un viaje en busca de la verdad, donde se reconciliará con su pasado y su presente.



"Te amará eternamente", esa frase tan utilizada, cobra sentido en LA CORRESPONDENCIA, una película sobre el amor tras la muerte, sobre la huella que dejamos en las personas, donde el protagonista sabe mantener la llama viva del amor tras su fallecimiento, un amor tan fuerte que va  más allá de los límites de este mundo.

A ritmo de la preciosa música del genial Enio Morricone, empieza una bonita historia de amor, que pronto se convierte en un melodrama, planteándonos  una cuestión de difícil respuesta ¿Hay amor más allá de la muerte?, tres años después de filmar su obra más laureada "la mejor oferta", el director Italiano Guiseppe Tornatore, vuelve con una historia de amor, filmada con una gran sensibilidad, un melodrama romántico con toques de misterio, sobre la vida, la muerte y el amor, un sentimiento capaz de superar cualquier obstáculo, de ahí su fuerza, una película sostenida por las fantásticas interpretaciones de sus dos actores principales, el eterno Jeremy Irons y Olga Kurylenko, sin duda su mejor interpretación, ambos muestran una química y compenetración muy difícil de conseguir en cine.


Amy (Olga Kurylenko), es una estudiante de astrofísica, que trabaja como especialista de cine, casi siempre jugándose la vida y Ed (Jeremy Irons), su ex profesor. Están profundamente enamorados, aunque mantienen una relación a distancia, comunicándose por watssapp o videoconferencia, pues Ed viaja por el mundo dando masterclases. Un día Ed desaparece misteriosamente, pero sus mensajes de amor, sus regalos, siguen llegando, es entonces cuando Amy, emprenderá un viaje en busca de la verdad, donde se reconciliará con su pasado, su presente y le abrirá las puertas del futuro.

El cineasta italiano Guiseppe Tornatore, se mete en el difícil y peligroso mundo del amor después de la muerte, enfrentando a sus protagonistas en un perfecto plano inicial, para luego aislarlos, uniéndolos gracias el uso inteligente de la tecnología moderna, pues su peculiaridad consiste en el complicado entramado que deja preparado su protagonista, para que tras su muerte, ella siga recibiendo mensajes de whatssapp, regalos, videos repletos de declaraciones de amor.....


El director cuida todos los detalles, desde, la preciosa fotografía, llena de fuerza, hasta, los toques de piano de Enio Morricone, eleva el sentimentalismo de una película, poniéndonos los sentimientos a flor de piel, pura melancolía y sentimiento.

"Te querré en todas partes, de todas formas", la película empieza con gran fuerza, viendo como la pareja se besa, se abraza, sin necesidad de artificios (sin música) solo el buen hacer de sus protagonistas dotando de credibilidad un momento de amor hermoso, ese amor que todos buscamos, pero muy pocos encuentran, un momento mágico que Tornatore, inmortaliza con una genialidad inusual, su gran fuerza, la delicadeza y sencillez de una imágenes, donde el encuadre se centra en los protagonistas, no importa nada más que ellos y su momento, mostrándonos un sinfín de miradas, gestos y complicidad, que será crucial en el devenir del film y entender el difícil arco interpretativo de una sorprendente e irreconocible Olga Kurylenko, exenta de maquillaje, pero repleta de talento, capaz de mostrar todo el dolor de un personaje desolado y abatido.


La película me ha recordado a "Postdata te quiero", aunque "la correspondencia", me parece un trabajo, más redondo, no por ello hay que tildar de malo, el trabajo de Richard La Gravenese, recordemos es el guionista de la genial "Los puentes de Madison", pero Tornatore, le da una vuelta de tuerca más, pues reflexiona sobre un tema complejo, sin necesidad de edulcorar la historia , llevando el relato mucho más allá.


"Nunca te abandonaré", la correspondencia, es una película que capta la atención del espectador desde el principio, tocándote el lado más sentimental, una película para amantes del cine romántico, toca un tema muy complicado, sobre cómo romperla difícil barrera física de la muerte, proporcionando la eternidad a un personaje que vivirá en el corazón y mente no solo de su amada sino también del espectador, sustentándose en la dirección llena de sensibilidad de Tornatore, una fotografía preciosa, una música excelsa y las brillantes actuaciones de Jeremy Irons y Olga Kurylenko, una película para la eternidad.



             

1 comentario:

  1. La anterior película de Tornatore, "La mejor oferta", era un bodrio infumable. Esperemos que esta esté mejor. Un saludo al bloggero.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario :)