SUNSET SONG





Título: Sunset Song. Director: Terence Davies. Guión: Terence Davies. País: Reino Unido / Luxemburgo. Año: 2015. Duración: 135 min. Reparto: Agyness Deyn (Chris Guthrie), Peter Mullan (John Guthrie),  Kevin Guthrie (Ewan Tavendale). Fotografía: Michael McDonough. Montaje: David Charap. Diseño de Producción: Andy Harris. Vestuario: Uli Simon. Música: Gast Waltzing. Producido por: Hurricane Films, Iris Porductions, SellOutPictures. Estreno: 22 de Julio de 2016.



Sunset Song es un relato épico e intimista sobre la esperanza, la tragedia y el amor en los albores de la Gran Guerra. El director Terence Davies nos cuenta la fuerza de una joven mujer, contra las adversidades de la vida rural en Escocia, basándose en la novela homónima del escritor Lewis Grassic Gibbon. La película, ambientada en los primeros años del siglo XX, se centra en los conflictos y las elecciones de vida de una joven heroína, Chris, que lucha entre la tradición y el cambio; una lucha que sigue siendo actual. Sunset Song es a la vez épica en una escala emocional y profundamente romántica en su corazón, resultado del valiente realismo poético de Terence Davies.





Con un ritmo lento, el director Terence Davis, nos muestra SUNSET SONG,  una historia basada, en la novela homónima de, Lewis Grassic Gibbon, una preciosa epopeya intimista, un drama rural, agridulce y desgarrador, con trasfondo romántico que llena de tristeza la pantalla, con unos fotogramas de una belleza y fuerza visual extraordinarios, atrapa al espectador por su aspecto más emocional

La dulce voz de su protagonista nos introduce en una trama, que nos traslada a principios de la I Guerra Mundial, para mostrarnos la vida de una familia de granjeros, los Guthrie, a través de la joven Chris (Agyness Deyn), una chica inteligente, luchadora y adelantada a su tiempo, que pronto deberá desprenderse de sus sueños e ilusiones, para hacerse cargo de su familia, hasta que un hombre conquiste su corazón, siendo ahí donde el relato gana fuerza mostrando sus mejores y más alegres momentos, una preciosa historia de amor en una época convulsa, no apta para el romance, es que la felicidad para su director es algo efímero, como bien dice su protagonista "hay cosas bellas en el mundo, porque no perduran".


El director Terence Davis se caracteriza por el uso de temas recurrentes como la resistencia emocional (y a veces física), la influencia de la memoria en la vida cotidiana y los posibles efectos paralizantes de la religiosidad dogmática sobre la vida emocional de los individuos y las sociedades. Estilísticamente, las obras de Davies son notables por sus composiciones simétricas, la estructura "sinfónica" y el ritmo mesurado. También suele ser el único guionista de todas sus películas, éxitos como "Voces distantes" (1988), "La casa de la alegría" (2000) y "The Deep Blue Sea"(2011).

El director, cuida muy bien la cinta, con largas, precisas y preciosas tomas, una iluminación natural e intimista, una fotografía excelente y una música a ritmo de gaitas que llena de melancolía, una película cuya dureza, cala hondo en un espectador entregado a una historia épica, dura que apenas le da alegrías.

Los preciosos paisajes, poseen una fuerza visual arrebatadora, son cuadros en movimiento, imágenes de una limpieza, un colorido y una belleza poco habitual en pantalla, preciosas postales, potenciadas por una iluminación natural e intimista que las llena de verdad, las hace reales,  pues gracias a la luz de las velas o el fuego, consigue secuencias oscuras, donde los personajes a penas se ven, creando tomas interiores que recuerdan los cuadros de la escuela holandesa (Vermeer), destacando la escena donde  Chris, tras una noche de tormenta se refugia en la casa de un vecino, ella se cambia de ropa, en una habitación oscura cuya entrada de luz es la puerta que dejó entreabierta, dejando ver una silueta oscura, en la que consigues intuir todo, sin que se vea nada, una auténtica maravilla.



Entre un elenco de actores muy bien escogidos, destaca el deslumbrante trabajo de la joven Agyness Deyn  (Chris) una joven modelo pasada a actriz, cuya interpretación llena de fuerza y rabia contenida, de dolor y tristeza, me ha dejado perplejo, ella es la película, llena de dulzura y belleza la pantalla, pero también de fuerza y determinación, cuyo personaje posee un arco dramático muy complejo, que me ha recordado al de la actriz, Carey Mulligan, en la película ¨Lejosdel mundanal ruido".


Deseo destacar la escena, en la que la protagonista Chris, tras su marido haber partido a la guerra, siente la necesidad de despedirse de él, para ello se sienta en una silla abraza un traje suyo y comienza a despedirse, punto álgido de un drama que no da respiro a su protagonista.

SUNSET SONG, es una película para disfrutar del buen cine, como dice su director, "una Jane Eyre a la escocesa", o lo que es lo mismo, un drama épico y colosal, narrado con elegancia y sobriedad, por el maestro de la tristeza Terence Davis, mostrando una historia intimista, que toca los grandes temas de la vida, la esperanza, la tragedia y el amor,  de una joven adelantada a su época, enfrentada a las tradiciones, en su lucha por el cambio, cuyo sufrimiento y dolor son una constante, pero se hacen llevaderos, gracias a una preciosa puesta en escena, una película muy cuidada en todos sus apartados técnicos, de una elegancia exquisita, cuyas pinceladas atrevidas crean una delicada obra de arte, que bien vale pagar una entrada de cine.



                      

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)