AMOR BAJO EL ESPINO BLANCO




Película: Amor bajo el espino blanco. Título internacional: Hawthorn tree forever. Título original: Shan zha shu zhi lian. Dirección: Zhang Yimou. País: China. Año: 2010. Duración: 121min. Género: Drama, romance.Interpretación: Zhou Dongyu (Jing), Shawn Dou (Sun), Xi Meijuan (madre de Jing), Li Xuejian (Zhang), Cheng Taishen (Sr. Luo), Sa Rina (tía). Guion: Yin Lichuan, Gu Xiaobai y A Mei; basado en la novela “Hawthorn tree forever” de Ai Mi. Producción: Cao Hyuai, William Kong, Hugo Shong y Zhang Weiping. Música: Qigang Chen. Fotografía: Zhao Xiaoding. Montaje: Peicong. Diseño de producción: Wu Ming. Distribuidora: Golem. Estreno en China: 16 Septiembre 2010. Estreno en España: 31 Agosto 2012. Calificación por edades: Apta para todos los públicos.




Preciosa historia de amor, cine profundo, sobrio y realista, lleno de poesía,  donde el director Zhang Yimou, retrata el amor puro y pasional, pero lleno de espinas y dificultades, que solo el amor verdadero es capaz de solventar, pasión juvenil en su máximo esplendor.

Basada en unos hechos reales, descritos en la novela homónima superventas de Aimi Zhu, "Amor bajo el espino blanco", narra una desgarradora historia de amor, donde la joven e ingenua Jing (Zhou Dongyu) debe ir al campo para su reeducación, allí descubrirá la pasión gracias a Sun (Shawn Dou), hijo de un militar de élite, ambientada en los años más duros de la  Revolución Cultural China.

La película dirigida por Zhang Yimou, "La linterna roja", (1991) se adentra en la elección de Jing, que se debatirá entre continuar con su nuevo amor o permanecer al lado de su familia a causa del encarcelamiento de su padre por oponerse al régimen, la gran dificultad del film era mostrar un sentimiento tan universal, como el amor,  sin parecer idealizado o empalagoso, cosa que consigue con creces, pero sobre todo destaca el preciosismo de su cine, donde la belleza de cada fotograma es indiscutible, sin olvidarnos la capacidad que tiene para mostrarnos el alma de sus personajes.


Esa sensibilidad se muestra en escenas como “en la que Sun cura los pìes de Jing con una gran delicadeza como si fuesen de porcelana (no quiero desvelar más de esta escena)” o la escena “en la que caminan unidos por un palo y poco a poco, van acortando las distancias que separan sus manos, hasta que se juntan”, cine sencillo pero nunca simple pero sobre todo contundente, donde el mensaje llega al espectador proporcionándole un torrente de sensaciones.

Las características de su cine están presentes en este romance con tonos dramáticos: La mujer como protagonista, retrato de las tradiciones Chinas, Fotografía e iluminación espléndidas, drama contado con delicadeza y sensibilidad, belleza estética y una gran dirección de actores.

Tras tres cintas dedicadas al cine acrobático del wu-su, “Hero”, (2002), “La casa de las dagas voladoras” (2004) y “La maldición de la flor dorada”,(2006) este nuevo título supone el regreso de su director a un cine más intimista, realista, un trabajo sencillo y honesto, donde saca partido a la ternura de ese primer amor que nunca se olvida, donde el espectador sufre junto a sus protagonista, anhelando que llegue a buen puerto, ese amor que todos hemos conocido y con el que fácilmente empatizas.


La trama principal es la historia de amor, aunque muy bien nutrida por unas subtramas, las tradiciones, la revolución cultural, la diferencia social, que no dejan de poner trabas a esa pasión, creando un perfecto retrato de la sociedad china del momento.

“El Espino” es una canción rusa que Sun Jianxin toca con su acordeón, aunque el título de la película surge del árbol encumbrado en la aldea, conocido como el “árbol de los héroes”, simboliza el dolor del pueblo chino en manos de los Japoneses, su amor crecerá lentamente bajo su sombra, donde la joven pareja acabará sintiendo el terrible sufrimiento de la separación, de un amor lleno de espinas, el mismo sufrimiento sentido por los soldados Chinos,  un dolor que toca muy bien en su título, “las flores de la guerra”, (2011).

La película se sustenta en la gran química y el refrescante trabajo de sus dos actores noveles,  Zhou Dongyu y Shawn Dou, son los jóvenes enamorados condenados a no encontrase por su diferencia social, por la distancia, por las tradiciones y el entorno político, aún así saben disfrutar de los momentos que tienen para pasar juntos, Sun aporta luz y alegría al entorno monótono, duro y asfixiante de Jing, evocada a elegir entre su amor, su futuro y su familia. Ambos aportan verdad e intensidad emocional, a unas actuaciones naturales que tiñen de tristeza, el corazón del espectador, a la vez, que inundan sus ojos de lágrimas.

Estamos ante un drama luminoso, casi siempre rodado en exteriores y a plena luz del día, donde el director combina con brillantez los colores complementarios (azules sobre amarillos) para destacar el primer plano, donde las miradas y silencios expresan tanto o más que los diálogos, habituales en nuestro día a día, la música muy bien insertada, siempre en el momento ideal, llena de encanto y se mimetiza con la historia narrada, cuyo ritmo ágil encandila al espectador desde el principio.


Amor bajo el espino blanco, es una película para amantes de las historias románticas, es difícil no sucumbir a sus encantos, osea, su preciosismo estético, su gran sensibilidad, muy cuidada por su director Zhang Yimou que ha sabido dirigir con maestría a unos jóvenes principiantes que brillan con luz propia, Zhou Dongyu y Shawn Dou, llenan de naturalidad y emotividad una trama que llega al espectador que se identifica con ellos, siente con ellos y acaba sufriendo con ellos, así que no olvides los pañuelos para secar tus lágrimas, en una cinta que con méritos propios estaría entre las grandes películas de amor de la historia del cine.
   

  

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)