TRIBUNAL




TRIBUNAL, escrita y dirigida por Chaitanya Tamhane, narra la historia de un anciano activista y cantante popular, conocido como el "poeta del pueblo",arrestado y juzgado por una acusación surrealista: la letra de una de sus canciones ha incitado al suicidio a un trabajador de aguas residuales. A medida que el juicio avanza, conoceremos las vidas privadas de todos los afectados por el suceso.



Tras cosechar premios en gran número de festivales por todo el mundo: Venecia, Bombay, Buenos Aires, San Francisco.....y ser candidata a los Oscars como película de habla no Inglesa, llega a nuestras salas Tribunal,  una película india que ha captado la atención y admiración de la crítica internacional, demostrando q el cine Indio es mucho más que Bollywood, o sea, canciones y estupendas coreografías, sino que tiene forma y contenido.

Contenido, por ser un retrato sobre la injusticia social y el obsoleto sistema judicial Indio, repleto de prejuicios y corrupción, deleitándonos con un cocktel perfecto entre drama y comedia, creado por un reparto coral de actores profesionales y amateurs, a través de sus vidas nos dibujan un fresco impecable de la compleja sociedad india.


Narra la historia de un anciano cantante popular Narayan Kamble (Vira Sathidar) más conocido como "el poeta del pueblo", arrestado en plena actuación por una acusación tan injusta como surrealista: la letra de una de sus canciones, ha incitado a un trabajador de aguas residuales, al suicido.

La forma se la proporciona un novel Chaitanya Tamhane, que escribe y dirige, este drama judicial, cine denuncia, que tira con bala sobre el obsoleto sistema judicial indio, acusándolo de lentitud, incompetencia y corrupción, intenta emular las fórmulas del cine europeo, o sea mantener el suspense sin saber q rumbo adquirirá la película, para ello usa la cámara fija, demostrando una gran planificación, jugando con el fuera de campo, nos muestra la vida cotidiana de una India colorista llena de luces y sombras, a través de los ojos de sus protagonistas, gracias a un guión sencillo, inteligente, racional y reivindicativo.

Tras ser arrestado en plena actuación, uno se da cuenta q aunque la libertad de expresión no está coartada, si es muy molesta a las autoridades, aprovechando su poder y corrupción, todo sea dicho, se le acusa por "incitación al suicidio”, pues cuentan q un hombre se quitó la vida incitado por la letra de una canción hecha por el acusado , pronto uno entiende q se trata de un ardid para ir minando la moral del poeta, tenerlo un largo tiempo encarcelado y así escarmiente.


La cámara no solo capta minuciosamente el proceso judicial, sino también momentos de la vida de los protagonistas principales del juicio (el abogado, el fiscal del estado y el juez), mostrando su lado más humano, a través de momentos cotidianos, exponiendo un profundo retrato del país, cuyos personajes actúan según las conductas de casta y clase política.

Tribunal, no muestra esa imagen épica y gloriosa del cine judicial americano, con esos magníficos discursos que ponen al espectador la piel de gallina, sino mostrando lo que es, un aburrido y tedioso proceso, repleto de leyes caducas y absurdas, como aplazar un proceso porque la acusada llevaba mangas cortas, o sea una indumentaria no adecuada, nos muestra la realidad India, un lugar donde se amontonan los casos y los individuos anónimos, las angustias cotidianas de casos comunes, donde se aplica la ley en su justa medida.

Fascinante película india donde los gestos son tan expresivas como las palabras, que confieren unos diálogos cotidianos, populares, a un conjunto de actores profesionales y amateurs, dotando a la película del realismo, la veracidad que necesitaba la historia, Vira Sathidar (Narayan Kramble), es un activista en derechos democráticos, aun así construye un personaje creíble, natural, parco en palabras, pero rico en expresiones, Pradeep Joshi (Juez Sadavarte), es un profesor de música en una escuela de discapacitados, Usha Bane (Sharmila Pawar), es la viuda de un trabajador del alcantarillado, que se interpreta a ella misma.


Todo el cine q nos llega de países como Israel, Irán, India, es cine denuncia, un primer paso para cambiar las cosas, en “Nahid”, veíamos las dificultades de una mujer en ser independiente, denunciando su opresión, en “Tribunal” se demuestra que una persona puede ser perseguida por sus ideologías y no por sus acciones, algo impensable en nuestra sociedad, ojalá el cine no solo sirva para entretener y vender palomitas, sino también para concienciar y cambiar la mentalidad de algunos países, parece que algo empieza a cambiar en estos países, eso sí poco a poco.

Tribunal, combina lo humano y lo racional, con un guión inteligente, rico en detalles, sencillo, pero complejo, que hará reflexionar al espectador, con un ritmo lento, todo ello a través de la mirada de un director novel Chaitanya Tamhane, doctorándose con honores, plasmando las carencias del sistema judicial Indio y a la vez mostrar su variopinta sociedad, en un cuadro lleno de luz y color, que ha cautivado a los críticos y festivales de medio mundo, espero en nuestro país, tenga tan buena acogida.
  



0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)