CAROL



Película: Carol. Dirección: Todd Haynes. Países: Reino Unido y USA. Año: 2015. Duración: 118 min. Género: Drama, romance. Reparto: Cate Blanchett, Rooney Mara, Sarah Paulson, Kyle Chandler. Guion: Phyllis Nagy; basado en la novela de Patricia Highsmith. Música: Carter Burwell. Distribuidora: Vertigo Films.  Estreno en España: 5 Febrero 2016.



Carol se centra en la relación de dos mujeres muy diferentes en la década de 1950 en Nueva York. Una joven de 20 años, Teresa (Mara), trabaja en una tienda y sueña con una vida más plena cuando conoce a Carol (Blanchett), una seductora mujer atrapada en un matrimonio adinerado, pero sin amor. A medida que la historia se desarrolla, sus vidas empiezan a desmoronarse mostrando a Carol cada vez más temerosa de perder la custodia de su hija en caso de una separación, cuando su esposo (Chandler) cuestiona su capacidad como madre al descubrir la relación que sostenía con su mejor amiga, Abby (Paulson).


Cate Blanchet encarna con brillantez a Carol, en la nueva película de Todd Haynes, una preciosa adaptación de la novela secreta de Patricia Higsmith, un melodrama elegante con tonos clásicos, sobre el amor, la pasión y el deseo, de dos mujeres, en busca de la felicidad, ambientada en el Nueva York de los años 50, donde una sociedad moralista y hermética, veía sus actos como “obscenos”, gracias a Dios, hoy la vemos con otros ojos, disfrutando de una película tan emocional como elegante, donde una suave caricia en el cuello es síntoma de amor verdadero.

Carol (Cate Blanchet), es una mujer de la alta sociedad, casada, madre de una hija, infeliz, en pleno declive de su matrimonio, vive una clandestina historia de amor, con Theresa (Rooney Mara) una joven dependienta, dulce y frágil, poniendo su confortable vida en serio peligro, pues puede perderlo TODO, por amor.


El director Todd Haynes, muestra su gran interés por las mujeres, que se rebelan contra los límites morales, impuestos por la sociedad del momento, como muestra en su teleserie Mildred Pierce, exquisitamente ambientada en la época de la depresión, aunque es inevitable relacionar a Carol, con su anterior trabajo “Lejos del cielo”, ambientada también en los años 50, cuya protagonista femenina se convertía nuevamente en el epicentro de la trama, intensa, donde toca temas como la homosexualidad, el adulterio o el racismo, socialmente inasumibles en aquellos tiempos, una clara denuncia a la hipocresía de la sociedad, es ahí donde estriba la diferencia con Carol, pues esta carece de este tono denuncia.

Todd Haynes rueda Carol con elegancia, sutileza, pudor y virtuosismo visual, sostenida por las miradas, los gestos, las caricias, la sensualidad y los silencios atronadores, de sus dos protagonistas, componiendo una historia de amor prohibido entre dos mujeres, tocando la parte más emocional del espectador, que empatiza tanto con la historia como con sus personajes, desde los primeros fotogramas, gracias en parte a su gran sensibilidad, tanto es así que parece realizada por una mujer, bravo por Todd Haynes.


Inspirada en la novela homónima “secreta” de Patricia Higsmith, pues en su día la firmó como pseudónimo, supongo por su carácter autobiográfico, su historia gira en torno a Theresa, mientras la película, aunque posee pequeños tonos de thriller, se mueve en un universo diferente al usado por Patricia Higsmith que desde “extraños en un tren” sus novelas son en su gran mayoría, grandes intrigas criminales, grandes thrillers que poco tiene que ver con el amor desgarrado de Carol.

El peso de la película lo llevan dos actrices en estado de gracia, regalándonos unas actuaciones sublimes, llenas de verdad y naturalidad, cuyos gestos y silencios dicen mucho más que palabras, como curiosidad diré que Cate Blanchet ya trabajó antes en una adaptación de Patricia Higsmith “el talento de Mr.Ripley” (1999) de Anthony Minguella y es su segunda colaboración con Todd Haynes tras encarnar a Bod Dylan en el atípico biopic “I´m not there”, esos dos mundos confluyen ahora en Carol, donde Cate Blanchet dibuja un personaje que se debate entre el amor, la necesidad y el miedo, mientras que una soberbia, Rooney Mara el objeto del deseo, cuyo personaje dulce e inocente, aporta un look de gran parecido a Audrey Hepburn.


Posee una ambientación de gran belleza, gracias en parte a su trabajo de fotografía y vestuario, introduciéndonos con elegancia en los años 50, con una paleta de colores que sabe mezclar la calidez de una amor secreto con la frialdad de la moral de una época, gracias a ese amor “obsceno”, mal visto, el romanticismo se torna en un drama amargo, al mostrar las artimañas de un marido, aún enamorado, desea arrebatar la custodia de su hija a Carol, amparándose en una “cláusula de Inmoralidad”, mostrándonos lo complicadas de las relaciones humanas, dando cabida al amor, los celos, los engaños, las envidias y como no al egoísmo, donde uno se pregunta ¿Qué eres capaz de hacer por la custodia de un hijo/a?.

Estamos ante una película de sentimientos, de emociones a flor de piel, pero si la ves como una historia de amor homosexual entre 2 mujeres, seguramente te costará identificarte con la película e incluso con los personajes y acabarás viéndola desde la distancia, seguramente no disfrutarás de una película elegante que debe ser tomada como una historia de amor entre dos personas, para que pueda atraparte, su cálido romance, tan sensual como frágil, explorado con paciencia, dando tiempo al desarrollo de los personajes y sus mundos interiores particulares.

Tuvo una gran acogida en Cannes, donde fue de lo mejor, aunque solo obtuvo un premio a la interpretación de Rooney Mara, en breves se celebrarán los Oscars®, con 6 nominaciones entre ellas a la mejor Actriz principal y de reparto, me pregunto porque no ha optado a la nominación a mejor película, salga o no premiada, Carol, sin duda alguna es una cinta exquisita, consigue un equilibro entre el dulce romanticismo, el duro drama, la gran belleza de unas imágenes y junto a las grandes interpretaciones de sus dos protagonistas femeninas Cate Blanchet y Rooney Mara, crean un film por el que bien vale pagar una entrada de cine.



            

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)