LA JUVENTUD (youth)





Título Original: Youth (La giovenezza). Dirección y Guion: Paolo Sorrentino.  País: Italia Año: 2015. Duración: 118 min. Guion: Jon Crocker.  Género: Drama, Vejez.  Reparto:  Michael CaineHarvey KeitelRachel WeiszPaul DanoJane FondaTom Lipinski, Poppy Corby-TuechEmilia JonesMark KozelekRebecca CalderAnabel Kutay, Ian Keir Attard.  Música: David Lang. Fotografía: Luca Bigazzi

Primavera. Fred y Mick, dos viejos amigos que ahora se acercan a los ochenta, están de vacaciones en un elegante hotel a los pies de los Alpes. Fred, compositor y director de orquesta, está a punto de retirarse. Mick, director de cine, aun trabaja.
Los dos amigos saben que su tiempo se acaba rápidamente, y deciden enfrentarse al futuro juntos. Ellos miran con curiosidad y ternura las vidas confusas de sus hijos, los entusiastas jóvenes guionistas de Mick y a los otros huéspedes del hotel, todos los cuales, al parecer, tienen todo el tiempo que a ellos les falta. Y mientras Mick se apresura a terminar el guión de lo que él se imagina que será su última película importante, Fred, que renunció a su carrera musical hace mucho tiempo, no tiene intención de volver a ella.
Pero alguien quiere a toda costa a escuchar sus composiciones y verle dirigir de nuevo.


Tras su paso por varios Festivales, como el de Sitges, por fin se estrena en salas comerciales “La Juventud”, donde el director Italiano Paolo Sorrentino, tras haber ganado un Oscar, un BAFTA y Globo de Oro por su excelente anterior trabajo, “La Gran Belleza”, nos regala dos magníficas interpretaciones, las de Michael Caine y Harvey Keitel, cuya sola presencia, bien vale pagar una entrada de cine.

La trama nos sitúa en un lujoso SPA de los Alpes, donde dos amigos Fred (Michael Caine) compositor y director de orquesta retirado y Nick (Harvey Keitel) cineasta que desea empezar un nuevo proyecto cinematográfico llamado “los últimos días de la vida”, mientras analizan su vida con añoranza.

Paolo Sorrentino, uno de los directores Italianos a seguir, sin duda el más laureado en la actualidad, aporta una reflexión sobre la madurez, la decadencia y el paso del tiempo, en un retrato nostálgico, no exento de su peculiar toque surrealista.


El tema de la soledad, es el nexo de unión entre sus obras como vimos en “un lugar donde quedarse”, 2011, nos habla de la soledad y melancolía de una ex estrella del rock o en “IL Divo” 2008, mostrando la soledad del poder, en la figura del político Italiano Julio Andreotti,  en el ocaso de su carrera, finalmente en “las consecuencias del amor” 2004, donde vemos la soledad de un contable extorsionado por la mafia.

Película barroca, pomposa, emotiva, reflexiva, donde la vida y el tiempo se les escurren de las manos a los dos protagonistas, analizando las oportunidades pérdidas de la vida, los amores pasados.

Las imágenes son de gran belleza, entre la ironía y el surrealismo, siendo sus momentos álgidos el cameo de algunos protagonistas como un Diego Armando Maradona en horas bajas y una evocación a Hitler durante un desayuno.

“La música es lo único que entiendo”, la música en esta película es de vital importancia, debido al oficio de uno de los protagonistas, no es de extrañar su nominación al Oscar, igual de brillante son sus silencios y pausas, entre ellos y la serenidad del espacio, Fred (Michael Caine), es capaz de componer una sinfonía, con instrumentos variopintos como el cencerro de las vacas transeúntes o el envoltorio de un caramelo, siente la presencia de la música en todas partes, aunque retirado, la echa de menos.


Sorrentino crea un cocktel de antónimos, lleno de humor y amargura, alegría y tristeza, belleza y deterioro, de juventud y vejez, de pasado y futuro, donde su punto álgido es la escena en la que una joven mis mundo desnuda (símbolo de la fantasía) se introduce en la piscina donde se encuentran nuestros protagonistas, observándola embelesados, como si de una obra de arte se tratase.

  

Me ha llamado la atención que película desarrolle la amistad entre dos protagonistas cuyas profesiones  sean músico y  director de cine, símbolo de unión, de amistad entre dos campos unidos para siempre, pues ambos se necesitan, el cine necesita de la música y viceversa, pues la música necesita del videoclip.

Entre los personajes se desarrollan diálogos elocuentes, sutiles, cuya amistad es utilizada como coraza frente a la soledad, creando una relación llena de belleza, pues solo se cuentan las cosas buenas, dejando las malas para ellos, sus flaquezas y debilidades, son desveladas por unas magníficas secundarias, mientras Fred Ballinger, escucha los reproches de su hija, muy bien caracterizada por Rachel Weisz, que nunca llegó a entenderlo, Nick Boyle recibe la estocada por parte de su actriz fetiche Brenda Morel, interpretada por Jane Fonda, una superestrella en horas bajas.


La juventud, es una de esas películas que te llevas a casa y vas analizando poco a poco, cuyo gran director Paolo Sorrentino nos ofrece una película muy cuidada, llena de simbolismos, toda una reflexión sobre la madurez, la soledad y el paso del tiempo, con un elenco de actores realmente brillantes de los que poco puedo descubrir, pues en cada trabajo presentan catedra, una oda a la vida y a la amistad, enseñándonos que ésta es un regalo y debemos aprovecharla, para al echar la vista atrás, no reprocharnos nada, aunque eso será difícil.



 

 

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)