CREED


Película muy intensa dura, humana, emotiva y muy mimada, basada en un gran guión y dos espléndidas actuaciones la de Stallone, volviendo a encarnar al mítico Rocky Balboa, cuya gran labor le podría dar un Oscar pues parte como máximo favorito en todas las quinielas y Michael B Jordan su joven pupilo.


Parece mentira, 40 años han pasado ya, desde el estreno de Rocky, todo un bombazo, nacido a mediados de los 70 ,1976 para ser exactos, una saga cuyo protagonista ha sabido ganarse el cariño, la admiración y el corazón de varias generaciones de espectadores.

Adonis Johnson (Jordan) no llegó a conocer a su famoso padre, el campeón del mundo de los pesos pesados Apollo Creed, que falleció antes de que él naciera. Sin embargo, nadie puede negar que lleva el boxeo en la sangre, por lo que pone rumbo a Filadelfia, el lugar en el que se celebró el legendario combate de Apollo Creed con un prometedor y duro rival llamado Rocky Balboa.


Una vez en la ciudad del amor fraternal, Adonis busca a Rocky (Stallone) y le pide que sea su entrenador. A pesar de que este insiste en que ya ha dejado ese mundo para siempre, Rocky ve en Adonis la fuerza y determinación que tenía Apollo, su gran rival que terminó por convertirse en su mejor amigo. Finalmente, acepta entrenarle a pesar de estar librando su propio combate contra un rival más letal que cualquiera a los que se enfrentó en el cuadrilátero. 

Rocky, vuelve a encumbrar las escaleras que le hicieron famosos en sus inicios , con una película nostálgica, apelando a la memoria, al recuerdo, con guiños constantes a la saga original, los míticos pantalones con la bandera americana, el público animando al púgil rival, el gimnasio, la música,……. Pensada para dar el golpe y regresar por la puerta grande.

  

La trayectoria de Silvester Stallone, nunca hubiese sido la misma, sin este golpe de ingenio, en sus duros inicios era un actor del montón, con alguna incursión en el porno, hasta que un día, viendo un combate de Mohamed Ali, vio la luz, tuvo su gran visión, escribió el guión, busco patrocinador, solo ponía una condición él miso sería el protagonista, pudiendo así demostrar a propios y a extraños, el actor que llevaba dentro, encarnado a un tipo de la clase baja, sin suerte, hasta que descubre al amor de su vida, Adrián una chica tímida que le robó el corazón, ayudándole a descubrir que no hay nada imposible y los sueños pueden hacerse realidad con grandes dosis de esfuerzo.

El proyecto fue todo un éxito, culminado con 3 Oscars® a la mejor película, dirección y montaje, Silvester, ganador este año de un Globo de Oro, y de la crítica estadounidense, como mejor actor de reparto, se perfila como claro favorito para alzarse con un Oscar® por su gran interpretación, reivindicando así la figura de un actor, usualmente maltratado por la industria del cine.


Tras el éxito de la primera entrega, la maquinaria de Hollywood, se puso manos a la obra, creando toda una saga moral no exenta de elementos autobiográficos, solo 3 años después, surgió Rocky II (1979), mostrándonos, la revancha del gran combate contra Apollo, Rocky III (1982), su gran rival fue Míster T, toda una máquina demoledora hambrienta de títulos, aunque el título más propagandístico fue Rocky IV (1985) mostrándonos como la fama cambia a las personas, donde el legendario Apolo Creed, acabo besando la lona frente al demoledor golpeo, del boxeador soviético, Ivan Drago (Dolph Lundgren), sin duda el título más taquillero de la saga,  con un apoteósico combate final con speech incluido de Stallone, con tono absolutamente político, en Rocky V (1990) empezó el declive de la saga, donde, tras perderlo todo, se esforzaba por llevar una vida normal, en 2006, 16 años después Silvester Stallone vuelve al ataque, encarnando al dueño de un restaurante, con una difícil relación con su hijo, el campeón se resigna a tirar la toalla, demostrando como la vida puede golpearte más duro fuera que dentro del ring, sin duda alguna la propuesta más floja de la saga.

Creed, vuelve a resucitar la leyenda de Rocky, dando un nuevo giro de tuerca a la historia, gracias a homenaje tan obvios como certeros, donde sigue paso a paso el modelo original, ósea, joven púgil con ganas de triunfar, desea hacerse con un nombre en el mundo del boxeo por méritos propios y encuentra el amor de su vida, su gran acierto dotarla de personalidad propia, labor a agradecer al joven director Ryan Coogler , dotando a la serie de aire fresco, oxigenando una saga que había perdido punch en sus dos últimos asaltos, deseo destacar el fascinante plano secuencia del primer asalto, simplemente brillante, además sabe usar a cuentagotas la cámara súper lenta, dotando de gran espectacularidad el combate.


La película nos enseña, a luchar por conseguir tus sueños, a luchar ante las adversidades de la vida y por mucho que beses la lona vuélvete a levantar, todo un ejemplo de superación personal, un canto a la vida.

El argumento se aposenta en varios temas, el más importante la relación paterno filial establecida entre el púgil y su entrenador, ambos crean un vínculo muy especial, siendo esta la parte más emotiva del film, el peso del paso del tiempo, así como el anteriormente comentado la superación personal y la búsqueda de sueños, temáticas con las que el espectador se identifica con suma facilidad entrando de lleno en la trama cuyo ritmo asciende vertiginosamente hasta su apoteósico final.

Creed es una película entretenida, de esas que no esperas grandes cosas y una vez vista, deja un buen sabor de boca, donde Stallone sin necesidad de subir al ring, asesta un golpe al espectador con su trabajo más humano y emotivo, esperemos no sea su último gancho.
  
.  

 

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)