MEMORIAS DE ÁFRICA (out of África)


Una oda al colonialismo, al Africa salvaje y libre, pero sobretodo rinde homenaje al arte perdido de contar historias tocando la fibra sensible del ser humano.


"Yo tenía una casa en Africa, al pie de las colinas de Ngong", la frase inicial de esta joya cinematográfica, posiblemente sea la más reconocida de la historia del cine, película de 1985, dirigida por Sydney Pollack y protagonizada por Meryl Streep y Robert Redford, y basada en la novela autobiográfica "Memorias de África", escrito por la misma baronesa Karen Blixen, firmado bajo el pseudónimo Isak Dinesen.

La cinta nos traslada a principios del siglo XX, Karen (Meryl Streep) contrae un matrimonio de conveniencia con su primo lejano, el barón Bror Blixen-Finecke ( Klaus Maria Brandauer), un mujeriego empedernido. Ambos se establecen en Kenia, por aquel entonces colonia Británica, con el propósito de explotar una plantación de café. El matrimonio de conveniencia pronto empieza a tener problemas, debido al carácter mujeriego de su marido, a la falta de amor y las dificultades económicas de la plantación, aunque poco a poco en Karen Blixen nace un apasionado amor por la tierra y por las gentes de Kenia. Pero también se enamora perdidamente de un cazador, Denys Finch-Hatton (Robert Redford), un personaje aventurero y romántico a la antigua usanza, que ama la libertad por encima de todas las cosas.



"Me gustaría vivir libremente", el guión está inspirado en la obra homónima de la escritora danesa Isak Dinesen, la adaptación fue muy criticada por su carácter blando y edulcorado, sobre todo si lo comparas con el libro original más centrado en la relación con los Masai, sus costumbres y su tierra, que con Denis, punto de vista que no comparto en absoluto pues toca temas muy diversos que la convierten más en un drama con tonos románticos, aunque justamente será recordada por su historia de amor, haciéndola tan emotiva como memorable.

El hilo conductor de la película son la relación que Karen establece con África, sus gentes y el cazador Denys Finch-Hatton, una trama tan sencilla como poética que toca temas de gran interés, el amor, la fidelidad, el amor de conveniencia, enfermedades venéreas, el adulterio, la muerte, la soledad, la marginación, la ruina, el desamor,......una cinta muy emotiva q conquista al espectador por su lado más emocional, donde la mujer es la absoluta protagonista de una trama donde su director, va desmenuzando plano a plano las fantásticas memorias de la protagonista para ir componiendo una sólida estructura, cargada de poesía narrativa y plástica, a través de una fotografía magnifica, ayudado  por una banda sonora realmente estremecedora, por todo ello fue merecedora de 7 Oscars, entre los q destaca Mejor Película, mejor Director y mejor guión adaptado, tuvo un gran éxito de público y rápidamente se convirtió en todo un clásico del cine.


Uno de sus grandes aciertos es su gran reparto coral, en estado de gracia pues brillan con luz propia, una descomunal Meryl Streep (Karen Blixen) interpreta a una carismática mujer de alta sociedad danesa, siempre ha manifestados que aprender el acento danés fue sin duda uno de sus trabajos más complicados, le da réplica un majestuoso Robert Redford (Denys Finch Hatton) que borda su papel de galán, el triángulo amoroso lo cierra un carismático  Klaus Maria Brandauer, cuya contenida interpretación es digna de ser mencionada.

Todos ellos han de compartir protagonismo con el majestuoso paisaje Africano, llenos de luz y calidez muy bien captado por la cuidada fotografía de David Watkin, cuyos atardeceres malvas y anocheceres cálidos, son una oda a África, cuyas imágenes situaron al continente Africano en el universo cinematográfico.


Varias secuencias han pasado a la historia como el simbólico lavado de pelo de Denys a Karen, con el agua jabonosa resbalando sobre el suelo, o sus vuelos en avioneta q deslumbran, sobre todo al sobrevolar los flamencos rosas y hacen disfrutar al espectador del hermoso paisaje Africano digno de postal.

La inolvidable BSO, es obra de John Barry, su música parece fluir con elegancia del paisaje, dotando a las imágenes de un carácter poético q pone los pelos de punta al espectador.



Por todo ello no es de extrañar que ganase dos Oscars a la mejor dirección y a la mejor película, una drama romántico, llena de magia, q tiene el poder de emocionar al espectador, una y otra vez, absolutamente cuidado en todos sus aspectos técnicos, cuyos puntos fuertes son su gran reparto coral, la dirección de fotografía y una banda sonora, crean una cinta que está entre las grandes de la historia del cine con total merecimiento. 

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)