LA ESTACIÓN DE LAS MUJERES


"Las chicas que leen son malas esposas", frase que define este drama exótico,  repleto de claroscuros, cuyo mensaje es tan claro como contundente, una delicada pieza realizada para remover conciencias, todo un deleite a la vista y una estocada al corazón.



En un pueblo rural de la India llamado Ujhaas, tres mujeres corrientes comienzan a liberarse de las tradiciones milenarias que les han mantenido atadas a la servidumbre.Una fatídica noche de otoño, en la víspera del festival de Dussehra, las vidas de estas tres mujeres se entrelazan en los arenosos caminos de Ujhaas.


De la India nos llega "La estación de las mujeres", un relato impresionante, que retrata como está montado el sistema patriarcal rural, donde la modernidad debe aguardar los protocolos ancestrales, dejando en segundo plano a la mujer, una película inspiradora, llena de dureza, fuerza  y esperanza, un drama feminista muy humano ideado para tocar la fibra sensible del espectador.

A partir de historias reales, de ahí su fuerza, se construye una historia coral sobre la represión de la mujer en la india rural y su futura liberación, a través del retrato de 4 mujeres bien distintas, que habitan un pueblo rural de la India llamado Ujhaas, su intención es clara, hacernos entender la escasez de derechos civiles esenciales que carece la mujer en la India, absolutamente ninguneada, maltratada, un juguete en manos de los hombres.


La primera es Rani ( Tannishtha Chatterjee), se casó con 13 años y enviudó 3 años más tarde, volcada en la crianza de su hijo Gulab (Riddhi Sen), un futuro maltratador, que ejerce la barbarie sobre la chica con la que han acordado en matrimonio, la segunda es Laijo (Radhika Apte), la mejor amiga de Rani, tiene que cargar con su (aparente) infertilidad y las palizas de su marido alcohólico, "... sin hijos la vida de una mujer no vale nada...", la tercera es Bijli (Surveen Chawla), bailarina y prostituta a la que todos salvo Rani y Laijo desprecian, es consciente que empieza a hacerse mayor y debe buscar otra salida laboral, la cuarta es la joven Janaki (Lehar Khan) prometida de Gulab, matrimonio acordado, no se casa por amor sino por conveniencia familiar, se siente ahogada por la perspectiva de un mundo sin amor y por todo lo que conlleva el matrimonio........

Cine denuncia, hecho para la mujer y por mujeres, cuya directora Leena Yedab´s, cuenta un relato oscuro con claridad meridiana, a pesar de la gravedad de lo narrado, deja lugar para el humor y la esperanza, su mayor virtud alejarse del exhibicionismo de los maltratos y vejaciones, estas se oyen, se intuyen, pero nunca se ven, no hace falta para darte cuenta del horror vivido por esas mujeres, en esos detalles estriba su fuerza, pues a veces la imaginación puede ser más contundente que la imagen, deseo destacar la escena donde la madre escucha la violenta noche de bodas de su hijo, lo peor, es que escucha horrorizada y no es capaz de actuar, esa es la misma impotencia que tiene el espectador, se horroriza ante las imágenes, pero poco puede hacer para parar el horror.


Leena Yedab´s, dota la película de una belleza sin igual, una estética preciosista, haciendo que en algunos momentos veamos destellos de heroínas, aunque notemos la escasa capacidad de maniobra que tienen nuestras valientes protagonistas, capaces de revelarse contra las tradiciones, recordándome la película "La fuente de las mujeres", donde unas mujeres se rebelan contra las tradiciones ancestrales, mediante una huelga de amor, un pequeño paso para su liberación, ahí la diferencia con ésta, pues Leena Yedab´s da un gran paso en busca de la liberación total de la mujer,en un mundo de hombres.

En la India el amor es un lujo que la mujer no se puede permitir, los matrimonios son acordados, no hay amor, la mujer solo sirve para limpiar la casa, tener la comida hecha y servir al marido, el amor es solo para privilegiadas.

El maltrato, por desgracia, es una historia universal, solo hace falta encender el televisor y no hay día, que en las noticias no veamos agresiones machistas, la diferencia es que en India son consentidas, los maridos pegan y violan a sus mujeres,  sencillamente porque sí, menos mal que las mujeres se apoyan entre ellas, la película abre una ventana exótica a los problemas de la mujer en la India, su denuncia por fin a traspasado fronteras, mostrando la realidad de la mujer en la India, con toda su dureza y crueldad, sin edulcorar, llenando de verdad una película que golpea al espectador con cada injusticia.


"La vida no puede ser tan injusta, solo tenemos una vida, nosotras también encontraremos nuestro tozo de felicidad, ten fé" gracias a dios no todo es oscuridad, hay luz al final del camino y esa luz es la que buscan nuestras protagonistas, cada una a su manera, esa es su gran enseñanza, busca la felicidad.

La estación de las mujeres es de esas películas que esperas poco antes de visionarla, pero una vez vista, sales del cine diferente a como entrase, como toda buena película, te afecta profundamente su contenido, su duro mensaje, una película oscura pero con lugar para la esperanza, donde la humanidad de sus protagonistas, la calidez de su relación y la belleza de las imágenes hace que estemos ante una enorme película, cine denuncia sí, pero con contenido y forma, una película cuyo visionado recomiendo efusivamente.




             

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)