MULHOLLAND DRIVE



MULLHOLAND DRIVE:  El difícil despertar de un sueño hermoso


"La vida es sueño y los sueños, sueños son", este refrán definiría a la perfección la filmografía de David Lynch, incluyendo "Mullholand Drive" que el mismo director definió así, "mullholand Drive, la sensualidad de un laberinto", no deja de ser un extraordinario viaje por la mente humana, un hermoso y curioso laberinto, en el que David se siente muy cómodo, aunque ambas definiciones me parecerían acertadas, yo lo haría así, "Que difícil es despertar de un sueño tan hermoso".

SINOPSIS:
Pretender elaborar una sinopsis de esta película, es una batalla casi perdida, tanto por su complejidad, como por mi afán de no contarte nada y  la disfrutes en su plenitud cuando la veas, aún así voy a intentarlo, sería algo así.
Una misteriosa mujer morena, sufre un accidente de coche, antes de ser asesinada, tras el mismo, presa de una amnesia, se refugia en la casa de una aspirante a estrella de Hollywood, rubia y de ojos azules, recién llegada a Los Ángeles. Entre ambas surgirá primero una profunda amistad que dará pie a algo más, dicha amistad se verá truncada cuando ambas acuden a un teatro y son testigos del espectáculo.
Dicho resumen dice más bien poco, en comparación con las sensaciones ilimitadas que transmite una película hipnótica, creando un puzle incompleto cuyos huecos debe completar el espectador, enriqueciendo una película compleja, pero cuando logras entenderla y encajar todas las piezas te das cuenta que has asistido a una obra maestra, obteniendo un auténtico orgasmo visual y emocional.


DAVID LYNCH: UN CINE MUY PERSONAL, ESTILO ANTES QUE FONDO
Solo un genio como el director David Lynch es capaz de hipnotizar y cautivar a partes iguales, tanto por su belleza estética, como por la inteligencia de la propuesta, estamos ante un director, donde lo que cuenta es menos importante que el cómo lo cuenta, por eso, la manera de contar esta historia inexistente, me parece sencillamente magistral.

Su estética recoge espacios oscuros, minimalistas, estos me recuerdan a la puesta en escena teatral, creando todo un universo tan anormal como hermoso, con el que descubrimos nuevas dimensiones dentro del 7º arte.


En Mullholand Drive, todo tiene sentido, David le explica absolutamente todo al espectador, siendo éste quien debe esforzarse en juntar todas las piezas de un puzle, que parecen no encajar hasta el final, donde todo cobra sentido, únicamente cuando resuelves  el puzle la satisfacción es tan grande, que no tienes más remedio que sacarte el sombrero ante esta forma tan magistral de narrar uno hechos.

David se ha especializado en películas de una gran belleza estética, de una solemne puesta en escena, donde los sueños son el eje narrativo de unas historias, cuyos personajes pierden todo contacto con la realidad, donde el espectador nunca nota la diferencia entre sueño y realidad, por lo que las emociones que producen ambas son igual de reales.

Esta película reúne las características principales del cine de Lynch, a saber: un laberinto de sensualidad, una inquietante mezcla entre sueños y realidad,  enigmas irresolubles, mujeres en peligro, pesadillas a la luz del día, humor retorcido, atmósferas lúgubres, una estética muy personal, personajes extremos y una intensidad estremecedora, son el alma mater de un cineasta cuyos títulos estremecen al espectador, que nota como un escalofrío recorre su cuerpo,  encogiéndole el corazón en un puño.


David Lynch domina el ritmo, el tempo, de la película a su antojo, al principio la dota de una velocidad endiablada, gracias a una carrera de coches inicial, para luego dormir la película introduciendo al espectador en un plácido y hermoso sueño.

EL NACIMIENTO DE UNA ESTRELLA: NAOMI WATTS
A pesar que en un principio el protagonismo era compartido entre Laura Harring y Naomi Watts, no cabe duda que esta última se come la pantalla, robando todo el protagonismo a su compañera, por la variedad de registros, replicas y emociones desplegadas durante todo el largometraje, sencillamente de escuela.

Lynch, la cámara y por extensión el espectador, se enamoran de su presencia, cuando ella está en pantalla se dan los momentos más inspirados del film.

La incoherencia de un guión coherente (todo se entiende al final), hacen de esta singular película un brillante ejercicio de dirección, cuya brillante puesta en escena fue premiado en Cannes y su director fue nominado al Oscar ese mismo año.


BANDA SONORA:  EMOCIONAL
Notable, la banda sonora de Angelo Badalamenti, se caracteriza por sus lánguidas y sinuosas melodías, así como sus múltiples aproximaciones al Jazz, este trabajo le valió una merecida nominación a los Globos de Oro.

CONCLUSION:
Mullholand Drive, es David Lynch en estado puro,  un título brillante, tanto por sus actuaciones como por su manera de contar la historia, todo un espectáculo visual, potente, solemne, intenso, cine de autor en toda regla, un título que no dejará indiferente a nadie, seguramente no gustará a todo el mundo, pero aunque no la entiendas, te dejará el buen sabor de boca de haber tenido una excelente experiencia visual, para mí ha sido todo un orgasmo tanto visual como emocional, lo más difícil ha sido despertar de este hermoso sueño.






0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)