DOGMA



Dogma 95 , más conocido en castellano como Dogma, fue un movimiento fílmico vanguardista iniciado en 1995 por los directores daneses Lars von Trier y Thomas Vinterberg, quienes crearon el "Manifiesto del Dogma 95" y el "Voto de Castidad”, unas reglas para hacer cine cuyos puntos fuertes eran la historia, la actuación y el tema,  excluyendo el uso de elaborado efectos especiales o tecnología. Más tarde, se unieron los daneses Kristian Levring Soren Kragh-Jacobsen, formando el Colectivo Dogma 95 o los Hermanos Dogma. El movimiento cayó en 2005 debido a la imprecisión de ciertas reglas del Voto de Castidad.
El género ganó popularidad internacional debido, parcialmente, a su accesibilidad. Despertó interés en cineastas desconocidos al sugerir que uno puede realizar una película de calidad, sin depender de grandes presupuestos como los hollywoodienses. Los directores utilizan los subsidios de gobiernos europeos y la financiación de los canales de televisión en su lugar. Dogma era el intento más audaz y conocido de reinventar el cine.
Ellos creen, que este enfoque, puede atraer a la audiencia, ya que no están alienados o distraídos por la sobreproducción. Con este fin, Lars von Trier y Thomas Vinterberg establecieron diez reglas que cualquier película Dogma debería cumplir. Estas normas, conocidas como el "Voto de Castidad," son los siguientes:
1.   Los rodajes tienen que llevarse a cabo en locaciones reales. No se puede decorar ni crear un "set". Si un artículo u objeto es necesario para el desarrollo de la historia, se debe buscar una locación donde estén los objetos necesarios.
2.   El sonido no puede ser mezclado separadamente de las imágenes o viceversa (la música no debe ser usada, a menos que esta sea grabada en el mismo lugar donde la escena está siendo rodada).
3.   Se rodará cámara en mano. Cualquier movimiento o inmovilidad debido a la mano está permitido. (La película no debe tener lugar donde esté la cámara, el rodaje debe tener lugar donde la película tiene lugar).
4.   La película tiene que ser en color. Luz especial o artificial no está permitida (si la luz no alcanza para rodar una determinada escena, ésta debe ser eliminada o, en rigor, se le puede enchufar un foco simple a la cámara).
5.   Se prohíben los efectos ópticos y los filtros.
6.   La película no puede tener una acción o desarrollo superficial (no pueden mostrarse armas ni pueden ocurrir crímenes en la historia).
7.   Se prohíbe la alienación temporal o espacial. (Esto es para corroborar que la película tiene lugar aquí y ahora).
8.   No se aceptan películas de género.
9.   El formato de la película debe ser el Académico de 35mm (1:1.85)
10. El director no debe aparecer en los títulos de crédito.

Se grabaron más de 300 películas con esas características. No obstante, muchas de ellas, no cumplían exactamente las normas que se debían seguir según el estricto manifiesto. Era difícil controlar que un director no abriese una ventana, para alterar la luminosidad de la escena, la corriente requería un compromiso moral y no todos estaban dispuestos a aceptarlo, por tales motivos, en 2002 el secretariado del Dogma 95 decidió poner fin a la misma.

Thomas Vinterberg-Lars Von Trier

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)