SICARIO




Película: Sicario. Dirección: Denis VilleneuvePaís: USAAño: 2015. Duración: 121 min. Género: ThrillerInterpretación: Josh BrolinEmily BluntBenicio Del ToroJon BernthalJeffrey Donovan, Raoul Trujillo. Guion: Taylor Sheridan. Música: Jóhann Jóhannsson. Estreno en España: 13 Noviembre 2015.

En la zona fronteriza sin ley que se extiende entre Estados Unidos y Mexico, Kate Mercer (Emily Blunt), una idealista agente del FBI, es reclutada por Matt Graver (Josh Brolin), un oficial de las fuerzas de élite gubernamentales, para ayudar en la creciente guerra contra las drogas. Liderado por Alejandro (Benicio Del Toro), un enigmático consultor con un pasado oscuro, el equipo se embarca en un viaje clandestino que obligará a Kate a cuestionarse todo aquello en lo que cree si quiere sobrevivir.



Thriller, que nos traslada, a una de las fronteras más conflictivas del mundo, la que separa EEUU de México, muy bien realizada, casi no puedes reprocharle nada, mostrándonos como los americanos abordan sus problemas fuera de su territorio.

Dirigida con mano firme por Denis Villeneuve, gran retratista de los lugares más lúgubres, un gran generador de tensiones, confirmándolo como uno de los directores más sugestivos y cautivadores del momento.


Desoladora, tensa, dura, violenta, amoral, desea enseñarnos dos cosas:
La primera, la frustración  y la confusión, de estar a oscuras, de no saber lo que pasa a tu alrededor, de ser el único de no saber realmente lo que sucede y cómo actuar ante la situación.
La segunda, la línea que separa el bien del mal es muy fina, dejando muy claro entre los que defienden la ley y quienes la infringen hay poca diferencia.

Lo que empezó como una crítica a la violencia, en una secuencia inicial, brillante, dura y conmovedora, se convierte en un manejo brutal de la violencia contra la violencia.


Retrata la guerra sucia secreta, llevada a cabo por los servicios secretos de EEUU, contra sus enemigos, en este caso narcos, combatidos con sus mismas armas, es decir, asesinatos, torturas y extorsión.

No es habitual en este tipo de películas ver a una mujer como protagonista, en este caso, una Emily Blunt, soberbia, rodeada de hombres y testosterona, su objetivo será localizar y neutralizar a los capos del narcotráfico.

Ella es la luz, representa la conciencia moral de la sociedad, en una película oscura y amoral, planteándonos un gran dilema, los encargados de defender la ley pueden ponerse a la misma altura de los criminales, para conseguir un bien mayor.
  


Impecable puesta en escena, ritmo trepidante, repleta de tensión y suspense, donde un simple atasco genera angustia e incertidumbre, en un brillante baile entre las fuerzas de la ley y los coches que los rodean.

Tres son los actores que llevan el peso de esta trepidante película, con visiones sobre el bien y el mal muy diferentes, Josh Brolin, solvente como ya nos tiene acostumbrados, personaje oscuro siempre evade las preguntas elocuentes de una Emily Blunt, poderosa y sutil, se luce ante las cámaras, un personaje contenido a la fuerza, pues realmente nunca sabe lo que sucede a su alrededor, ella es el cordero, mientras Benicio del Toro es el lobo en tierra de lobos, apabullante, en una interpretación digna de ser nominada a los Oscar, su personaje se mueve, con una moralidad propia, como pez en el agua por el oscuro mundo del narcotráfico, pretende hacer justicia a su manera, sus motivos tiene y estos serán descubiertos a su debido tiempo.


Ritmo trepidante, actores brillantes y la guerra sucia contra el narcotráfico, son los pilares sobre las que se construye un thriller trepidante, de gran factura tanto técnica como artística, que invita a realizar una profunda reflexión sobre el bien y el mal, sin duda una de las grandes películas del año, no te la pierdas, eso sí después de verla, llena la bañera, vierte sales de baño y relájate, lo necesitarás.




0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)