EX-MACHINA


Alex Garland joven estrella guionista a los 25 años gracias a la playa, escribió también obras como 28 días después, Sunshine y Nunca me abandones, debuta como director con esta película minimalista, con una gran puesta en escena, un ritmo tan lento como apasionante y unos actores a la altura de la propuesta.
La película cuenta la historia del joven Caleb, ingeniero de profesión,  seleccionado por su multimillonario jefe para pasar una semana en un apartado refugio, desde luego no son unas vacaciones pagadas,  sino la oportunidad de participar en un experimento secreto que promete revolucionar la historia de la IA (Inteligencia Artificial).
La misión que se le encarga es someterse al polémico test de Turing "un ser humano interactúa con un ordenador, si el humano no descubre que interactúa con una máquina test superado", para verificar el grado de inteligencia de las máquinas diseñadas por su jefe.

Elegante, tensa, claustrofobica, atrevida e inquietante opera prima, intenta desvelarnos si las máquinas poseen consciencia, ciencia ficción adulta, con apenas tres personajes y un escenario único, las cuatro paredes de un frío y minimalista laboratorio escondido, se construye un drama tan brillante como sorprendente, capaz de enamorar tanto a los amantes del género como a los que no lo son.

Visualmente es impecable, gracias a una puesta en escena, que te va adentrando en ese laboratorio claustrofobico con aires futuristas y como no a unos efectos especiales realizados con gran delicadeza, creando un conjunto realmente hermoso y muy atractivo a los sentidos.

Basada en las teorías de Turing, últimamente muy nombrado gracias a la película The Imitation Game, es una versión moderna del mito de Prometheus, me llama la atención la insistencia del cine de ciencia ficción en imaginar un futuro con robots femeninos creados para satisfacer los deseos del hombre, perversión morbosa o previsible futuro, con la excepción de Jude Law  robot perfectamente dotado para dar placer a toda mujer en IA (inteligenciaArtificial) de Steven Spieberg.


Garland va un paso más allá en el concepto del icónico doctor loco, presentándonos una evolución de este personaje, desde el doctor frankestein a la sofisticación metrosexual del doctor Norton en ex-machina, variándole también su aspecto psicológico, pues prescinde de adjudicarle motivaciones grandilocuentes.

El doctor interpretado por Oscar Isaac es sin duda el verdadero atractivo de la película y por supuesto el robot-chica, atractiva, seductora, inteligente a la vez que inquietante, una criatura fascinante muy bien interpretada por Alicia Vikander, en medio de estos personajes se halla el cebo Domhnall Gleeson agradable y resolutivo impresionado por el experimento al que es sometido.


La película plantea un duelo de seducción entre la inteligencia emocional (corrupta, malintecionada, frágil) y la inteligencia artificial (perfecta, virginal), posee un diseño de producción  que realmente merece ser resaltado, el trio de actores sabe llevar el peso de un thriller psicológico, de lento desarrollo pero muy interesante de ser visionada, te la recomiendo.





NOTABLE

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)