DESIERTO







Moisés (Gael García Bernal), junto a otros indocumentados, pretende cruzar la frontera entre México y Estados Unidos, en un viaje que supone la esperanza de encontrar un futuro mejor para ellos y sus familias al otro lado. Cuando el vehículo que les conduce hacia su destino se estropea, su guía se ve obligado a llevarlos a pie a través de las tierras baldías, una ruta raramente utilizada. En su camino son descubiertos por Sam (Jeffrey Dean Morgan), un desquiciado vigilante, que rifle en mano disfruta eliminando a los inmigrantes ilegales con los que se cruza. Rápidamente el viaje se convierte en una pesadilla cuando los hombres y mujeres desarmados son perseguidos a través del implacable desierto en la que deberán luchar por la supervivencia. Con todas las probabilidades en contra, descubren que no hay ningún lugar para esconderse del asesino despiadado que les sigue el rastro.



El director mejicano Jonás Cuarón, escribe y dirige DESIERTO, un thriller polvoriento, convertido en una agónica e inquietante película, q muestra las grandes dificultades q hay para entrar ilegalmente a los Estados Unidos.

Si en Gravity ( guión Jonás Cuarón), Sandra Bullock debe sobrevivir sola en el espacio, en esta Gael Garcia Bernal, tiene q sobrevivir en el desierto de sonora, donde no solo se enfrenta a duras caminatas bajo un sol de justicia, sino también, debe defenderse de un justiciero q pretende proteger a los Estados Unidos de la entrada de inmigrantes ilegales, con un rifle y un rabioso perro entrenado para cazar.


Muchas son las escenas brillantes, pero una llamó realmente mi atención, en ella, este justiciero mezcla de Sheriff y militar sádico, con un machete enfundado en su cinturón, apoya tranquilamente el rifle en su hombro, se quita el sombrero de cowboy, deja a un lado su cigarrillo y con sangre fría pone el ojo derecho en el visor y empieza a matar a sangre fría a los miembros del grupo que pretende entrar en los EEUU de forma ilegal, los cuerpos caen fulminados tiñendo de rojo el cálido desierto, una escena de una fuerte carga simbólica, pero relata a la perfección la realidad americana, una denuncia a los sueños de Trump, donde cualquiera puede tener un arma y matar a otro ser humano y todo por conseguir un sueño, una vida y un futuro mejor, pero esa búsqueda del sueño acaba convirtiéndose en su peor pesadilla.


Un thriller atípico pues está hecho a plena luz del día, donde el director abre cámara para mostrar, no solo la belleza del árido paisaje, sino lo diminutos que somos, frente a la inmensidad de la naturaleza, mostrando la soledad y dificultad de un viaje repleto de peligros.

La película es una tragedia humana, con el paisaje del desierto como gran protagonista, un espacio abierto y vasto se convierte en algo angustiante, toda una oda a la supervivencia


              

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)