BUSCANDO A DORY




BUSCANDO A DORY, la nueva película de Disney·Pixar que reúne a nuestro olvidadizo pez azul favorito,Dory, con sus amigos Nemo y Marlin en la búsqueda de respuestas sobre su pasado.



Disney, de la mano de su sucursal Pixar, nos trae su nueva aventura marina, "Buscando a Dory", una película inolvidable, fresca y llena de color, cuyos temas principales son la amistad y la familia, llena de toques de humor, que acaba conquistando al espectador por su lado más emocional, sin olvidar su parte más lúdica, llena enseñanzas y valores, como todos los títulos de Disney, creando una marea de buen cine, ideal para disfrutar en familia.


La trama nos sitúa, un año después de haber vivido la aventura de sus vidas, Dory, Marlin y Nemo viven felices y tranquilos en el arrecife de coral, hasta que un día tras una gigantesca migración de rayas a Dory le vienen un sinfín de recuerdos a la cabeza, de repente le viene una idea a la cabeza, buscar a su familia.

Tras convencer a sus amigos Nemo y Marlin, empiezan otro viaje extraordinario a través del océano, en busca de sus padres Charlie y Jenny, que les llevará hasta el Instituto de Vida  Marina (MLI) de California, un acuario y centro de recuperación de especies marinas.
Allí Dory logrará la ayuda de tres habitantes de lo más singulares: Hank. un pulpo camaleónico, cascarrabias, Bailey, una ballena beluga, cuyo sonar biológico no funciona bien y Destiny, un tiburón ballena corto de vista, todos ellos se unirán a Dory en una aventura sobre el valor de la amistad y los lazos de unión familiar.


Trece años han pasado ya, del estreno de la exitosa, "Buscando a Nemo", con esta secuela, han deseado afianzar la historia y sus personajes principales, demostrando que el famoso dicho, "segundas partes nunca fueron buenas", no se da en esté título, que está a la altura de su predecesora, aunque la tecnología ha avanzado mucho, sus directores Andrew Stanton (Bichos, Buscando a Nemo, Wall-E) y Angus Mc Lane (Burn-E, Toy Story of terror), han decidido darle el mismo look de la primera película, el público vuelve a tener la sensación de estar bajo el agua, eso sí, se nota una iluminación más compleja, así como una flora y fauna marina más detallada, todo ello con el fin de crear una imagen subacuática más realista, en aras de una historia tan bonita como conmovedora, donde los animales están cada vez más humanizados, con los que es fácil empatizar.


Mientras "Buscando a Nemo" se centraba en Nemo y su padre Marlin (José Luis Gil), en  este título se centra en Dory, un olvidadizo pez cirujano, con un arco dramático muy bien desarrollado, al que pone voz Ellen DeGeneres (en nuestro idioma Anabel Alonso), introduciéndonos a nuevos personajes que acabaran calando en el espectador, Hank, un pulpo malhumorado todo un experto en camuflaje, su mayor deseo, ir al acogedor acuario de Cleveland, Destiny, un tiburón ballena, cuyo corazón es tan grande como su enorme tamaño, pero de vista muy maltrecha, Bailey, es una ballena beluga, muy dramática, convencida que su sonar biológico está estropeado, sin embargo los doctores no encuentran en él ninguna anomalía, y los padres de Dory Jenny y Charlie, unos padres protectores, cuya constancia en buscar a Dory al final da sus frutos.

La película nos zambulle, en una historia tan preciosa como conmovedora, llena de sonrisas y lágrimas, repleta de valores como la amistad, la familia,......, y enseñanzas que sirven tanto a padres como a hijos, todos ellos disfrutarán, de unas imágenes realmente bellas, llenas de luz y color,  a las que su director les proporciona un ritmo dinámico, que no da respiro al espectador saliendo exhausto y feliz de la sala de cine, pues ha asistido a todo un espectáculo cinematográfico que debo RECOMENDAR.

Copyright 2011 The Walt Disney Company. Todos los derechos reservados. 



            

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)