UN DOCTOR EN LA CAMPIÑA




Toda la gente de esta pequeña zona rural puede contar con Jean-Pierre (François Cluzet), el médico que les ausculta, les cura y les tranquiliza a cualquier hora del día, durante los siete días de la semana.

Enfermo también a su vez, acepta la llegada de la doctora Nathalie (Marianne Denicourt) recién llegada de su trabajo de hospital para que le ayude.

Pero, ¿se las arreglará para adaptarse a esta nueva vida y, sobre todo, a conseguir el reto de sustituir a aquel que se creía irremplazable?


La medicina de proximidad, la relación médico-paciente y como afrontar enfermedades terminales, son el alma y el corazón de "Un doctor en la campiña", un drama social, no exento de sentido del humor, retrata el día a día, de un médico rural, profesión que tiende a desaparecer, donde debes estar disponible las 24 horas del días todos los días del año, más que una profesión, pura vocación, un héroe anónimo moderno.
La trama nos lleva a la campiña Francesa, donde el doctor Jean-Pierre (François Cluzet), es el médico del pueblo y para el pueblo, ellos son su vida, hasta que un tumor cerebral le hará apartarse de la práctica directa de su profesión, se ve obligado, a dejar su trabajo en manos de Nathalie Delizia (Marianne Denicourt), quien deberá ganarse la confianza tanto del doctor como de sus pacientes, proporcionando situaciones realmente cómicas.

El tercer largometraje del director Francés Thomas Lilti, quien dirige y escribe sobre lo que conoce, la medicina, tras muchos años ejerciendo como médico, ahora prefiere acercar la profesión al público mediante el 7º arte,  a la que rinde homenaje, tal y como hizo en su anterior film "Hipócrates" (2014), película con toques autobiográficos, donde nos introducía en el mundo de las urgencias, centrándose en el aprendizaje de la profesión, siempre con una visión realista muy alejada de teleseries como Urgencias, Anatomía de Grey, House,........ en "Un doctor en la campiña", se centra en el médico y en el trauma que se abre en la comunidad cuando este debe ser sustituido, abriendo un buen abanico de subtramas en las que no profundiza, sino que aborda con grandes pinceladas, único punto negro de una buena película, que hubiera podido ser sobresaliente, si hubiese profundizado más en los interesantes temas que abre, el acceso popular a la medicina, el derecho a morir en casa,
Uno de estos temas que abre es la gran diferencia entre la medicina rural y la de ciudad, en la rural es el médico el que visita al paciente, un trato más personalizado, más humano, en fin menos medicamentos y más amor "todas esas pastillas no la curaran, pero conozco a la persona que lo hará, es usted".

La película la sostienen sus grandes actuaciones, actores al servicio del film, Françoise Cluzet, llena su personaje de serenidad, humor, paciencia, humanidad y entrega, vuelve a proporcionarnos una gran actuación, aunque no a la altura de su conocida en "Intocable" film en el que sobresale con luz propia, tiene gran química con Marianne Denicourt, una mujer traumada por su cercana separación, desea empezar una nueva vida a la que le costará adaptar.
"Un médico en la campiña", cine con trasfondo social muy humano, un drama con toques de humor, cuyas grandes actuaciones sostienen un film luminoso que nos acerca a la vida de un médico rural, cuya comunidad es su vida, sin más pretensiones que entretener, cosa que consigue, buena pero pudo ser brillante, si hubiese profundizado en los subtramas planteados.
 
    

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)