PROFUNDO CARMESÍ




Profundo Carmesí, es un drama negro y oscuro como la vida de sus personajes, que nos enseña lo peor del ser humano, los celos, las envidias, la avaricia y la codicia.

La historia se desarrolla en México, 1949. Coral Fabre, una enfermera de pacientes terminales que lucha por sacar adelante a sus dos hijos, sueña con la imagen del Charles Boyer. En el consultorio del corazón de una de las revistas que acostumbra a leer, encuentra un anuncio de un tal Nicolás Estrella que presume de su parecido con el popular actor francés y que se presenta como un "Caballero español en busca de relación sentimental". Coral decide escribirle lo que dará comienzo a una historia de amor tortuosa y obsesiva.


El director mejicano Arturo Ripstein, nos proporciona una road movie, un profundo y desgarrador drama envuelto en una intensa historia de amor, dura, áspera y escabrosa, sin ningún tipo de edulcorante, es precisamente ahí donde estriba su fuerza.
Una de las constantes del cine de Arturo Ripstein, son sus largos planos secuencias, en los que se desarrollan unos diálogos dignos de ser destacados, sus films normalmente son lentos, sombríos y como no depresivos, cuya temática principal es la soledad y la dificultad de cambiar la propia naturaleza humana.

Los personajes están basados en la historia real de la pareja de asesinos formada por Raymond Fernández y Martha Beck, también conocidos como “los asesinos de los corazones solitarios”, perfectamente desarrollados por los actores Daniel Giménez Cacho y Regina Orozco, una pareja inolvidable, proporcionan naturalidad, veracidad y credibilidad a sus personajes, llenándolos de matices, donde destaca en un papel secundario, Marisa Paredes, como siempre deja constancia de su buen hacer.

   

La película te introducirá, en un mundo oscuro muy bien ambientado, enseñándonos la fuerza imparable del amor, arrasando todo lo que encuentra a su paso, como el caballo de Atila, lo que se nos muestra ya desde un cartel cuya sombra de los protagonistas confluye en un arma blanca, en un ambiente árido bajo el cielo azul, donde ella destaca por su rojo vestido, símbolo de la pasión, la fogosidad y de la atracción, existente entre los personajes, ese amor a pesar de todo, aunque el rojo también simboliza sangre, peligro y agresividad, características de nuestra protagonista, cuyos actos les llevarán a un negro destino.

No sé, si por el tema tratado (unos asesinos en serie), o porque la madre abandona a sus hijos por un desconocido (como padre no puedo entenderlo pues los hijos son lo más grande) o la ambientación (un mundo oscuro y denigrante), pero no he entrado en ningún momento en el film, cosa extraña en mí, viéndola desde la distancia, seguramente por las situaciones tan extremas descritas, no digo con eso que sea una mala película ni mucho menos, pues la historia está muy bien construida gracias a un brillante guión, sin fisuras, que no deja descanso al espectador, muy bien ejecutado por un gran elenco de actores cuya naturalidad hace creíble una historia tan surrealista como cierta, enmarcada en una turbia pero brillante ambientación.


Una película feroz, cruel, inteligente, agresiva, una historia de amor loco, amor por miedo a la soledad, amor psicópata, pero amor al fin y al cabo, cuyo destino los unió para no separarlos jamás, para amante de las historias oscuras, turbias y truculentas, pero muy bien narradas, toda una muestra de buen cine.



       

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)