NAHID




Título: Nahid. Título original: Nahid. Dirigida: Ida Panahandeh País: Irán. Año: 2015. Duración: 106 min. Género: Drama. Reparto: Sareh Bayat. Distribuidora: Caramel Films. Productora: arte Cinéma, Documentary & Experimental Film Center. Fecha de estreno: 12/02/2016.


NAHID narra el conflicto de una joven mujer divorciada que vive con su hijo en una pequeña ciudad al norte de Irán y desea casarse con el hombre del que se ha enamorado.
De acuerdo con las leyes de su país, el padre tiene la custodia del niño, pero sin embargo, su exmarido le ha garantizado a ella el derecho a la patria potestad de su hijo bajo la condición de que jamás se volverá a casar.
Luchando por no perder  a sus dos seres queridos, ella tendrá que valorar una tercera opción: un matrimonio temporal. Sin embargo, esto la pondrá en un apuro, puesto que a pesar de ser legal, no es algo bien recibido por la sociedad que le rodea.
¿Será esta una buena solución para ella?


La película es el retrato de una mujer anónima, cotidiana, fuerte, actual, moderna, en busca de la libertad, la felicidad y el amor, como todo el mundo, que desea demostrar como una mujer puede ser independiente, aunque conseguir eso en una sociedad tradicional como la iraní, no es nada fácil, tierra de hombres, que ningunea el papel de la mujer, en una cinta de clarísima denuncia social, en un país atrapado entre las inamovibles tradiciones machistas, las tradiciones y una emergente modernidad.

Nahid, cuenta la historia de una mujer separada, madre de un hijo de 10 años, en precaria situación económica,  enamorada, por primera vez en su vida,  experimenta el placer de estar con su amante. Pero el placer del amor, se convierte en angustia y sufrimiento, cuando se enfrenta a la realidad de la vida y de las leyes que rigen la sociedad iraní,  tradicional donde las haya,  siendo la cualidad más valorada de la mujer su “maternidad”; una mujer tiene que ser "madre" por encima de todo. Ser mujer es mucho menos importante, siendo precisamente en esa incertidumbre, en ese navegar entre dos aguas, donde reside la fuerza de la trama.


 Con esos mimbres se construye una historia cautivadora, angustiosa, realista, poética, agresiva, dura, presenta la realidad Iraní sin fisuras, sin tapujos, de esas películas, que esperas poco antes de verla, pero acaban sorprendiendo muy positivamente al espectador, de las que dejan poso,  introduciéndole en una atmósfera gris, nublada, llena de tristeza como la vida de sus personajes, que buscan la felicidad, aunque no saben encontrarla, detalla una relación prohibida, donde no hay adulterio (o sí depende como se mire).

Película muy bien montada, pensada para tocar la parte emocional del espectador,  que siente la misma angustia e impotencia que la protagonista, sublevándote contra la injusticia de las leyes, de las tradiciones y de las habladurías.

Uno de los talentos emergentes del cine iraní, es sin duda la directora y escritora, Ida Panahandeh, conocida por sus numerosos cortometrajes y series televisivas, como realizadora siempre le ha interesado la temática de la mujer y su problemática social, obsesionada en encontrar el mejor estilo visual para narrar sus historias, nos presenta Nahid, con rasgos biográficos, pues tanto ella como su marido ambos guionistas del film, crecieron en una familia sin la figura paterna, educados por sus madres en solitario, luchando por ser mujeres y madres a la vez, con duro estilo visual crea una gran opera prima, sin duda una directora a seguir.

Directora-Ida Panahandeh
“En una ciudad pequeña, la gente habla”, con acierto la cineasta busca un pueblo pequeño para desarrollar la trama, pues en una ciudad grande, perdería la fuerza y el dramatismo que ansía, escogiendo Anzali, ciudad pequeña y familiar, donde las tradiciones y los cotilleos, adquieren gran importancia.

“Nuestro divorcio fue acordado, si me caso se llevará a mi hijo”, según el Código Civil iraní, si una mujer divorciada, que tiene la custodia de sus hijos, quiere volver a casarse, el padre recuperará inmediatamente la custodia, “Amir, se queda conmigo, lo dice la ley y lo dice Dios”.

Una de las soluciones para que estas mujeres no pierdan la custodia de sus hijos, teniendo una relación legal y legítima con otro hombre, es celebrar un matrimonio temporal llamado “Sighé”, pero estos matrimonios no están bien vistos por la sociedad, así que Nahid y Masoud ocultan su matrimonio temporal para no convertirse en unos apestados y fingen que su matrimonio es permanente, “No quiero que mi hijo lo sepa, he de decírselo despacio”, como ves la vergüenza, al qué dirán, adquiere gran importancia, una lucha emocional, en un ambiente social destructivo.
  

Cada personaje ha sido tratado con un estilo visual propio coincidiendo con su forma de pensar y con su estilo de vida, el título se aposenta en 4 personajes, aunque el peso del mismo lo lleva Sareh Bayat, (Nahid), una de las mejores actrices del cine iraní, decidida a vivir una vida plena, crea un personaje, sensible, flexible y de gran fuerza, capaz de transmitir diferentes emociones a los espectadores, sin siquiera decir una palabra, sólo a través de sus ojos y de sus expresiones faciales, Pejman Bazeghi,  (Masoud), es un actor maduro y experimentado que ha interpretado papeles muy diferentes durante su carrera, su personajes es sereno, calmado, poco tradicional, encarna su papel de padre y marido, dejando de lado su atractivo masculino, en un derroche de inteligencia e ingenio, cuya gran química con Sareh Bayat, fortalece la película, Navid Mohammad Zadeh, (Ahmad), es uno de los actores teatrales más famosos de Irán, En esta película, Ahmad (el ex marido de Nahid) es una persona que no cae mal a pesar de sus errores. Son las "Leyes" las que obligan a estas dos personas a enfrentarse entre ellas.

   

NO es normal en Irán, realizar un film de corte tan reivindicativo, donde de manera sutil, se ataque a las tradiciones, las leyes y al machismo, un país que ejerce una censura muy grande en su cine, cuyo caso más conocido es el del cineasta Jafar Panahi, condenado a un largo arresto domiciliario, inhabilitándolo profesionalmente, pese a ello el cineasta no ha dejado de hacer cine con grandes dosis creativas como vimos en su última película “Taxi Teherán” donde conduce un taxi, crea un gran estudio social, a través de los diálogos con los clientes que se adentran en el taxi.


Deseo destacar el gran simbolismo de las escenas de la playa, “una mujer en la playa, mira la orilla del mar bajo un cielo gris, mientras el viento agita con violencia el velo que lleva puesto”, delante suyo la playa símbolo de libertad, de la felicidad, anhelada, mientras atrás la ciudad que la oprime, con sus leyes y tradiciones, impidiéndola ser feliz, bajo un cielo gris como su estado de ánimo, una escena de gran sensibilidad, como toda la película, describe a la perfección, la esencia de una película, que sin duda es una elocuente denuncia de la situación de la mujer, su directora Ida Panahandeh, da voz a quien normalmente no la tiene, la mujer, en una película que se erige como  un canto a la libertad.
  


  

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)