JOY




Título: Joy. Título Original: Joy. Dirección: David O. Russell. Guión: Annie Mumolo, David O. Russell. País: Estados Unidos. Año: 2015. Duración: 124 min . Género: Drama, Biográfico. Reparto: Jennifer Lawrence, Bradley Cooper, Robert De Niro, Édgar Ramírez, Virginia madsen, Elisabeth Röhm, Isabella Rossellini, Diane Ladd, Drena De Niro. Música: Michael Giacchinno. Fotografía: Linus Sandgren. Distribuidora: 20th Century Fox. Productora: Davis Entertainment, Annapurna Pictures. Fecha de Estreno: 15 de Enero del 2016.


JOY relata la salvaje historia de una familia a través de cuatro generaciones. Se centra en una muchacha que consigue fundar una dinastía de negocios y se convierte en la matriarca familiar por derecho propio. La traición, la deslealtad, la pérdida de la inocencia y las cicatrices del amor pavimentan el camino de esta intensa comedia humana y emocional acerca de convertirse en el auténtico cabeza de una familia y liderar un negocio en un mundo implacable. Dentro y fuera de la familia los aliados se convierten en enemigos y los enemigos se convierten en aliados. Mientras, su mundo interior y la increíble imaginación de Joy le ayudan a atravesar la tormenta a la que tiene que enfrentarse. Jennifer Lawrence protagoniza Joy junto a Robert De Niro, Bradley Cooper, Edgar Ramirez, Isabella Rossellini, Diane Ladd, y Virginia Madsen. Como las anteriores películas de David O. Russell, JOY revoluciona el género para contarnos una historia de lazos familiares, lealtad y amor.





El director David O Russell, vuelve a encomendarse a Jennifer Lawrence, con quien ya trabajó en “el lado bueno de las cosas”, donde ésta, ganó su única estatuilla, para encarnar a Joy Mangano, autora de utensilios para el hogar, que acabó siendo, la reina de la tele tienda Americana, una luchadora nata, que nunca dejó de lado a su familia.

Joy es una humilde trabajadora de Long Island, divorciada, con 3 hijos, a cargo de toda su familia (madre, padre, abuela, exmarido), cuya gran imaginación, la convirtió en una gran creadora de productos para el hogar como la Miracle Mop, convirtiéndola en toda una magnate de los negocios que supo sacar las garras, para no ser pisoteada, en el difícil mundo empresarial, donde los tiburones intentan siempre aprovecharse, de una joven dulce e inexperta, mujer emprendedora.

Biopic con tonos dramáticos, muy humana y emocional, con un ritmo trepidante, dinámico, como la vida de su protagonista, una heroína doméstica, erigida como icono de la mujer emprendedora en América.


Estamos ante la vida de, Joy Mangano, una mujer enérgica, fuerte, con gran visión y habilidad creadora, una de las primeras diseñadoras industriales, llena de sueños e ideas, harta de su vida, decide coger las riendas y llevar a cabo una de esas ideas, la Miracle Mop, una fregona que no necesitas escurrirla, llega a todos los rincones y puedes lavarla en la lavadora.

La película nos enseña varias cosas, nunca es tarde para hacer tus sueños realidad, todas las trabas, problemas al emprender algo nuevo, y finalmente en los negocios o comes o te comen.


“Tienes que luchar por lo que amas”, toda una lección, que todos deberíamos aplicar en nuestra vida, es así la única manera de lograr nuestros sueños y metas, sino solo luchamos por los sueños de otros.

Tras la decepcionante “Selena”, sus protagonistas Jennifer Lawrence y Bradley Cooper, vuelven a mostrar su excelente química, en un alarde de buen hacer, en una película que esta vez sí ha sabido atraparme desde el principio, Jennifer Lawrence, lleva todo el peso del film, la cámara la busca constantemente, mostrando un trabajo solvente y entusiasta, notándose la gran labor en la dirección de actores de David O. Russell, todo un experto en colocar a sus actores en las cuatro categorías interpretativas como demostró en sus dos últimas películas “El lado bueno de las cosas” (2012) y “La gran Estafa Americana”, tal y como la propia Jennifer Lawrence explica “David, sabe cómo sacar partido a  un trozo de mi corazón y me siento muy honrada de formar parte de su trabajo y legado”, siendo esta su tercera colaboración, sin duda la menos interesante de las tres.


Robert de Niro, Virginia Madsen y el venezolano Edgar Ramírez, cierran un reparto de lujo, aunque realizan un buen trabajo, noto, no se han sentido tan inspirados por el guión como en anteriores ocasiones.

Por todo ello y aunque el film tiene grandes momentos, es entretenido y te hace pasar un buen rato, tengo la sensación que a su director David O. Russel, se le notan síntomas de agotamiento, debería dar un giro a su carrera, necesitando aire fresco y renovado.




          

0 comentarios:

Gracias por tu comentario :)